Chicos y chicas en pandemia

¿Conexión o desconexión?

Este año pandémico se vio atravesado por un rol fundamental de las tecnologías y la digitalidad, lo cual generó nuevas problemáticas, desafíos y oportunidades. El aislamiento fue un momento de reflexión sobre cómo nos vinculamos desde nuestros dispositivos, y qué puentes tendemos entre la sociedad digital y la vida presencial.

Vimos cómo los chicos, chicas y adolescentes construyeron una nueva relación con las tecnologías, pero a su vez éstas evidenciaron - y multiplicaron- problemáticas preexistentes en cuanto a desigualdades, violencias y modelos educativos que quedan cortos frente a la “nueva normalidad”.

Chicos y chicas en pandemia Chicos y chicas en pandemia
La paradoja de la sociedad digital: estar o no conectados
1 La paradoja de la sociedad digital; estar o no conectados.

La sociedad digital, lejos de disminuir desigualdades, las incrementó, delimitando dos problemáticas sociales extremas: mientras unos están hiperconectados/as y se preocupan por la sobreexposición y por el uso sano de las tecnologías, otros están subconectados, ni siquiera tienen acceso a dispositivos e internet, sin poder ejercer derechos básicos como la educación y la sociabilización.

La brecha digital

Las investigaciones realizadas en pandemia permitieron ver cómo la brecha digital aumentó, entre aquellos que tienen acceso a dispositivos tecnológicos y conectividad y quienes no.

Hoy la tecnología digital no es el ideal de democracia e inclusión con el que se soñó en los comienzos de Internet: en vez de potenciar canales de conexión más horizontales, donde todos y todas compartan información libremente, generó y acentuó accesos diferenciales y una gran cuota de desinformación.

Convivencia del mundo online y el mundo offline
2 Convivencia del mundo offline y el mundo online.

Se desdibujaron mitos sobre las tecnologías y la supuesta adicción de los chicos y chicas a sus dispositivos: la digitalidad, bajo uso responsable, puede ser un vehículo para incorporar conocimientos de forma novedosa.
Los juegos virtuales, las plataformas colaborativas online, los videos, son herramientas que permiten educar desde la creatividad, informarse y compartir.

Las redes sociales son canales poderosos para intercambiar información y que chicos y chicas se encuentren en los nuevos espacios que no reemplazan a los ya existentes, sino que se vinculan con ellos para generar experiencias más ricas.

Chicos y chicas en pandemia Mujer 16-18 años NSE bajo Chicos y chicas en pandemia
Chicos y chicas en pandemia
La tecnología, una herramienta valiosa para ser en sociedad
3 La tecnología; una herramienta valiosa para "ser" en sociedad.

Pueden hacerse grandes proyectos educativos orientados al empoderamiento de chicos y chicas, pensando estrategias de participación y haciendo uso de herramientas digitales para que se alcen las voces sobre problemáticas que preocupan: el ejercicio libre de su sexualidad, el medioambiente, la convivencia, las violencias.

Campaña #MiSexualidadMisDerechos realizada por adolescentes en el taller Activismo por tus Derechos, organizado junto a Save the Children.
Chicos y chicas en pandemia
La escuela: un espacio irremplazable
4 La escuela: un espacio irremplazable.

La virtualidad permite el uso de plataformas novedosas y espacios colaborativos. Aún así, la presencialidad no pudo resignarse, y la pedagogía pesa más que la tecnología, que puede ponerse a su servicio. Tanto los alumnos y alumnas como los docentes y familia concluyeron que la escuela en su modalidad presencial es un espacio de contención, detección de violencias, encuentro y juego irreemplazable. Esto nos permite pensar en una institución educativa que aproveche lo mejor de cada instancia con recursos y una pedagogía apropiada.

chicos y chicas en pandemia
Romper con el adultocentrismo
5 Romper con el adultocentrismo.

Tenemos la responsabilidad como familias y educadores/as de estar a la altura de los nuevos contextos. De pensar cómo llegarles a los chicos y chicas desde un enfoque menos adultocentrista.

Al comienzo de la Pandemia invitamos a chicos y chicas a que expresen sus preocupaciones y dudas haciéndole preguntas al Presidente.
chicos y chicas en pandemia
Digitalidad responsable
6 Digitalidad responsable.

La digitalidad debe ser vivida con cuidado y responsabilidad. La pandemia potenció la viralización de mensajes de odio, fake news y una sobrecarga de información a la que se llamó Infodemia. Estas problemáticas exigen la intervención de los Estados para regular el desarrollo, los contenidos, plataformas y la inteligencia artificial usada en los algoritmos.

Violencias digitales
7 Violencias digitales

Seguimos aprendiendo sobre las formas específicas que la violencia adquiere a través de las tecnologías y que afecta a niñas, niños y adolescentes, desde una perspectiva de género. Entre ellas, las violencias sexuales como el grooming y la producción/difusión de imágenes de abuso sexual.

Las estadísticas sobre abusos sexuales aumentaron de manera considerable, y frente a esto las violencias digitales contra niños, niñas y adolescentes se visibilizaron mucho más.

Las autoridades, legisladores, organizaciones han tomado cartas en el asunto y ya tenemos una nueva ley que instaura un Programa Nacional de Prevención del Grooming, que Chicos.net acompaña y apoya.

La escuela es un espacio fundamental que tienen los chicos y chicas para detectar los abusos. La Educación Sexual Integral es el paraguas más interesante para trabajar estas temáticas referidas a la intimidad, el consentimiento, el cuerpo propio y ajeno, el respeto por uno mismo y por lxs otrxs.

¿Que sigue ahora?

Queremos que niños, niñas y adolescentes puedan apropiarse de las tecnologías para ser ciudadanos/as digitales plenos. En el mundo cambiante e incierto de hoy son indispensables habilidades como el pensamiento creativo y crítico, la solución de problemas, la colaboración, la comunicación y la ciudadanía.

En este proceso los y las docentes son piezas fundamentales para acompañar la adquisición crítica de las herramientas digitales. La virtualidad invita a repensar desde qué nuevos lugares educar, pero siempre con la intermediación de los y las educadores: la tecnología demanda repensar, pero sin dudas reforzar su rol.

El ecosistema digital, con su profunda complejidad pero a su vez sus potencialidades, da pie a que los y las jóvenes tomen parte activa en la vida social, cultural, económica e intelectual de las sociedad en la que viven. De todos modos, esto sólo va a ser factible trabajando sobre las brechas de acceso, de capital cultural, de género.

¡Muchas gracias!